Las Asociaciones y Confederaciones de distintos deportes del país, cada vez se preocupan más por manchar y desprestigiar a los clubes que hacen las cosas con sacrificio. Parece que sus logros deportivos, ya no le importan a nadie.

Lo que sucedió con el hockey es para preocuparse. A nivel local, lo más reciente fue la postergación de las finales del Torneo Clausura, que debieron haberse jugado el primer fin de semana de diciembre, pero una deuda de parte de la ABH con los árbitros, que superaba los 100 mil pesos, se terminó postergando para el siguiente fin de semana. Se pagó un 70% y finalizó el torneo. Hechos que nunca habían sucedido dentro de este deporte en Bahía.

Un dato no menor, es que el apertura se jugó correctamente a dos rondas, con fase de playoff, aunque el clausura, solo se jugó una ronda (7 fechas), por falta de previsión y calendario.

Pero el problema aún mayor, lo sufre la Confederación Argentina de Hockey. La nueva comisión entrante, comandada por Miguel Grasso, el presidente, pareciera que tiene otra idea para este deporte, que termina perjudicando a los equipos que tuvieron un gran 2017 y se ilusionaban el año entrante con estar en la Liga “A”, la elite a nivel nacional.

Pero todo se modificó, desde el 2018, se implementará un nuevo sistema.

La Liga “A”, se llamará Campeonato Argentino de Clubes, donde jugarán los equipos de las Asociaciones/Federaciones que obtuvieron los puestos del 1º al 6º en los Campeonatos de Seleccionados Mayores de damas y caballeros de este año, además el campeón de la LNHA 2017, y un equipo de la Asoc. Santafesina, que fue campeón de ascenso por selecciones este año. En limpio en damas, estará River Plate, Vistalba (Mendoza), Los Tarcos (Tucumán), Universitario (Córdoba), Popeye (Salta), Lomas de Rivadavia (San Juán), Provincial (Rosario) y un equipo más de la Asoc. de Bs.As.

De esta manera, Uni, que logró el ascenso en Rosario, y que haría su primera experiencia en la elite nacional (lo que sucedió este año con los caballeros), finalmente se entera antes del cierre de su exitoso 2017, que su logro en la Liga B, no sirvió. Algo que nunca fue comunicado previamente al certamen disputado.

Las “pirañas”, ahora deberán conformarse con jugar en el segundo escalón nacional, el mismo que disputó en junio de este año llamada Liga B, a partir de ahora Liga Regional de Clubes, que accedió por haber sido el campeón anual del Torneo Bahiense, caso contrario, hubiese perdido ese lugar también. Un despropósito.

Las dirigidas por Jorge Moyano, tendrán actividad del 6 al 9 de septiembre, en sede a confirmar. Integrarán este grupo, un equipo de la Liga de Bs.As., Andino (Mendoza), Natación y Gimnasia (Tucumán), Provincial (Rosario), Puerto Madryn R.C. (Chubut), Los Tordos o Liceo (Mendoza), San Martín o Tucumán Rugby.

Si el cambio es para mejorar, bienvenido sea, pero jugaron con la ilusión de cientos de jugadoras/es , que se entrenaron y se brindaron al máximo para poder dar el salto de calidad en lo deportivo, y parece que de nada sirvió. La desprolijidad, le ganó a los resultados.